Espere por favor
Radio 1040 AM Popayán

¿Qué tan ciertas son las amenazas de Trump a Colombia por la lucha contra las drogas?

Pese a que el Gobierno nacional trató de zafarse de las amenazas de descertificación del presidente Donald Trump por el “aumento extraordinario” de los cultivos ilícitos, las alarmas están encendidas.

Si bien los $US400 millones que Estados Unidos aporta para el Plan Paz corresponden a lo que ese país gasta en una mañana de guerra en Afganistán —como lo dice el profesor de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, Rubén Sánchez—, para Colombia sí significa un buen porcentaje del dinero para los programas de apoyo que, de no recibir, “se verán cojos”.

Pero el trasfondo de la determinación de Trump, según el experto, estaría marcado por un pulso político del mandatario con el Senado de su país, además de ser una manera de buscar réditos con sus electores, pues no son pocos los traspiés que ha tenido por su manera de hacer política.

“En este momento Trump está negociando con el Congreso de los Estados Unidos el presupuesto y está en medio el apoyo para países como Colombia. Además, es clara la preocupación por el incremento de las drogas que van hacia ese país”, dijo Sánchez, quien añadió a este escenario político los líos de Trump con México, y una clara preocupación por los cambios políticos en Colombia tras la transformación de las Farc a movimiento político.

No obstante, el catedrático fue claro al señalar que lo sucedido hasta el momento es “solo una presión”.

"Narcotráfico como delito conexo, nadamos en coca y luego dicen que la gente se deja manipular por mentiras desde un megáfono”
Diego Cediel
Analista político

“Trump ha tenido problemas con su Congreso y debe reafirmar su figura de alguna manera”, consideró Sánchez, además de manifestar que EE. UU. no quiere cambiar su postura sobre la necesidad de combatir los cultivos ilícitos con glifosato.

Para Benjamín Herrera, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Javeriana, el escenario que abrió el presidente Trump no es nada más ni nada menos que una manera de sacar réditos internamente. Asimismo, explica que este es un tema de consumo interno en Estados Unidos y a la postre podría generarle mayor aceptación entre sus compatriotas.

“Uno no sabe si lo que dice Trump es una propuesta, si lo viene planeando o si es una idea que le surgió de un momento para otro”, comentó.

Ahora bien, desde una visión política y estratégica, Rubén Sánchez desestimó la posibilidad de que Trump vaya a tomar una determinación que afecte a Colombia, pues -dijo- es claro que en escenarios complejos como los que se dan con Venezuela, o la inestabilidad que se vive en Ecuador o Perú, Colombia es el mejor aliado de Estados Unidos. Por lo que descartó que se vaya a dar un recorte en el apoyo económico.

De cara a la reunión que se va a dar entre los dos mandatarios la semana siguiente, los analistas coincidieron en que lo que debe suceder desde el Gobierno Nacional es una explicación de la política interna, pues en este momento -aseguraron- no es adecuado dar un paso atrás.

"Crecimiento desmesurado de coca es un hecho efectivo y concreto. Más que peleas se requiere cooperación. Respuesta de Colombia es equivocada”: Nicolás Uribe Ruedaanalista político

En este sentido, algunos de los argumentos con los que seguramente llegará Santos a la reunión estarán relacionados con lo dicho en el Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca para 2016, que se dio a conocer en julio pasado. En estas explicaciones de seguro estará también lo sucedido con la guerrilla en el marco de las drogas gracias al proceso de paz y se añadirá el argumento del proceso con el ELN, además del cese el fuego con este grupo.

Estos hechos, se dijo en su momento, “constituyen elementos clave para entender las estadísticas y tendencias que ofrece el reporte”.

Otro de los temas a los cuales seguramente hará alusión Santos es el de la sustitución de cultivos, que según el informe tras el proceso de paz con las Farc se ha configurado como un escenario de transición en la estrategia de lucha contra las drogas, esto con implicaciones directas en la dinámica de los cultivos ilícitos además de señalar el tema de la participación más activa de las comunidades afectadas.

El ministro Rafael Pardo atribuyó a que tras informarse sobre el programa de sustitución de cultivos se generó una explosión en cuanto a la siembra.

La defensa

El general (r) Óscar Naranjo, vicepresidente colombiano, dijo que no hay comparación entre la lucha que contra las drogas ha mantenido Colombia y la que en ese mismo sentido ha venido cumpliendo el resto del mundo: “Nosotros combatimos el narcotráfico por convicción, no porque alguien lo imponga”.

Mientras que el ministro de Defensa, Luis Carlos Restrepo, informó que información de guardacostas de EE. UU. permite establecer que la interdicción de cocaína en 2016 rondó las 600 toneladas.

Gobierno no admite amenazas

“Nadie tiene que amenazarnos para enfrentar este desafío”. Fue la respuesta del Gobierno Nacional y que se emitió a tempranas horas de ayer como respuesta a la amenaza lanzada desde EE. UU en la noche del miércoles. Así, el Gobierno marcó distancia y desde ya se empezó a dar un giro en cuanto a los argumentos que se llevarán a una reunión que está programada para la próxima semana entre los dos presidentes en la Asamblea General de la ONU.

El alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, señaló que estos memorandos son emitidos cada año y hacen parte de las razones que el presidente de los Estados Unidos debe llevar ante el Congreso de su país para discutir el presupuesto de 2018 y más aún cuando se trata de países a los cuales les dan fondos.

“Esta es una advertencia que no tiene en cuenta lo que ha hecho el Gobierno” en cuanto a erradicación, y precisó que en este asunto se ha cumplido el 62% de la meta fijada.

Señal en vivo