Espere por favor
Radio 1040 AM Popayán

Los conflictos que quieren partir el Cauca en dos

Tomado de: KienyKe

Junio de 2016. Vía Panamericana entre Cali y Popayán. Una lluvia de piedras y gases lacrimógenos. De un lado, un poco dispersos, gritando y respondiendo, están los indígenas. Al otro extremo, los policías del Escuadrón Móvil Anti Disturbios tratan de dispersar la protesta. Parece una batalla campal. El problema es la tierra. Siempre ha sido la tierra.

Históricamente, el departamento del Cauca ha sido uno de los más severamente castigado por la violencia. Podría creerse que el conflicto siempre fue entre la fuerza pública y los grupos armados. Sin embargo, ha habido otra disputa, constante y difícil, que ha dividido al departamento: los indígenas y agricultores. Los problemas han llegado a tal nivel de tensión que incluso se ha pensado hacer una consulta para partir el Cauca: “uno para los indígenas y otro para los mestizos” o así lo insinuó la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia.

Las tierras del Cauca son ricas y productivas. Todos las quieren para lo mismo: cultivar. Cerca del 40% de las hectáreas que componen la región, les han sido adjudicadas a indígenas y afros. Sin embargo, en parte de esas tierras no es posible cultivar porque son reserva o porque están en la parte alta de la montaña. Esas, precisamente, son las tierras que les han dado a los indígenas.

En esa medida, el conflicto gira en torno al uso que se le da a la tierra. Los indígenas tienen tres razones para reclamarlas: primero, por el incumplimiento del gobierno que les ha fallado muchas veces y en alguna medida se les debe una compensación por la violencia; segundo, porque han sido suyas ancestralmente; y tercero, porque esas tierras han servido como foco de proliferación de grupos paramilitares. Y eso no se puede repetir.

Más de 400 indigenas serán dueños legales de su tierra

Los campesinos, Afros sobretodo, reclaman la propiedad de esa tierra desde hace mucho tiempo. Con nombres y títulos en mano defienden su posición. “Una de esas propiedades es la finca San Rafael, de 517 hectáreas, ubicada en la comunidad de Mazamorrero, municipio de Buenos Aires. Según las comunidades afro esas tierras pertenecieron a sus antepasados a quienes se las arrebataron terratenientes de la zona sin pagarles un solo peso, los antepenúltimos dueños con escrituras legalizadas fue una familia Cabrera de Popayán”, explicó Myriam Bautista en Razonpublica.com.

Otro de los puntos de tensión es la responsabilidad que asumió el Estado luego de la Masacre del Nilo, ocurrida en 1991. De acuerdo a una sentencia de la Corte, el Gobierno debía reparar a las víctimas. Se acordó que eso se haría con 15.600 hectáreas. Había dos problemas: muchas de ellas eran improductivas, o ya tenían dueño.  Que no se haya podido armonizar quién es el ‘propietario’ y quiénes y para qué usan la tierra ha sido la principal causa de ‘pelea’ entre los indígenas y los agricultores.

Los problemas han llegado a tal nivel de tensión que incluso se ha pensado hacer una consulta para partir el Cauca: “uno para los indígenas y otro para los mestizos” o así lo insinuó la senadora Paloma Valencia.

Los indígenas han acudido a las vías de hecho para defender los que consideran, son derechos innegables. En 2014 organizaron una minga que terminó en una ocupación de varias fincas, y que llamaron ‘Liberación de la madre tierra’. En ella, la comunidad del resguardo de Corinto ““se encuentra en las haciendas de Quebrada Seca, Miraflores, Granadita y García, ubicadas en la zona plana de este resguardo. Se han organizado con más de 23 cocinas y dormitorios construidos con guadua, llegaron para quedarse; aquí vamos a estar 20 o 30 años, pero aquí nos quedamos hasta que negocien”.

¿Qué pasó con el Cauca?

La gravedad de los conflictos ha sacado a la luz la posibilidad de dividir el Cauca en dos. Desde la Constitución del 91 se le reconoce autonomía territorial a las minorías étnicas. Pero no hasta el punto de que puedan levantarse como departamentos independientes. No obstante, líderes de la Asociación de Consejos comunitarios del Norte del Cauca (Aconc) tramitan una iniciativa para que, en el norte de ese departamento se forme un nuevo con 13 municipios.

Se espera que la iniciativa, luego de ser aprobada por la comunidad en una consulta popular –aprobación que no se pone en duda–, sea llevada al legislativo para que se apruebe por vía del Fast Track. Pero no es tan fácil. La iniciativa se enfrenta a muchos problemas.

Un informe de Semana explicó que “El verdadero escollo de la iniciativa sería el político y por razones fiscales y electorales. En lo fiscal la explicación es sencilla: las tierras del norte del Cauca hacen parte del aparato productivo agroindustrial de la región y el país. En ese territorio existe un triángulo económico movido por un Parque Industrial, tres zonas francas y cerca de 90.000 hectáreas sembradas con caña para abastecer los ingenios azucareros”.

Señal en vivo