Espere por favor
Radio 1040 AM Popayán

'Supermán' López, el campeón que se resistió a un asalto con cuchillo

Miguel Ángel López Moreno nació el 4 de febrero de 1994 en el municipio boyacense de Pesca, ubicado a 25 km de Sogamoso (Boyacá). Sus padres, Santiago López y Marlene Romero, lo criaron al lado de sus otros seis hermanos.

López, quien este miércoles se impuso en la Vuelta a España, la primera gran victoria parcial en una de las tres grandes, se transportaba en el ‘caballito de acero’ de su casa de campo al colegio Indalecio Vásquez, en el que terminó el bachillerato.
Utilizaba una bicicleta normal, sin las medidas ni condiciones de las que usa hoy en el equipo Astana, pero le servía para transportarse.
Era juicioso en el colegio, no perdió ningún año y una vez graduado hizo un curso de sistemas en el Sena, pero pudo más el deporte de las bielas y los pedales que los libros.
n sus ‘ratos libres’ le ayudaba a su papá a sembrar y a recoger la cosecha; estaba pendiente del ganado en la finca.
“Es que a todos nos toca, pues a todos los que vivimos en una finca. Cultivaba y le gustaba estar pendiente del ganado. Es un buen hermano, está pendiente de la casa y les ayuda a mis hermanos menores con las onces”, recordó su hermana Mónica.
Viendo que a su hijo le gustaba mucho la bici, Santiago le regaló una en la Navidad y en ella comenzó su carrera este boyacense que ya se ganó el respeto del lote internacional.
Los parajes de Pesca fueron testigos de su potencial ciclístico, pues dominó a su antojo las competencias locales de ciclomontañismo, pero quería irse a la ruta.
A los 17 años conoció a Rafael Acevedo, uno de los exciclistas y técnicos más reconocidos de la zona y del país, quien lo convenció de que corriera con él.
“Lo vi ganar una contrarreloj entre Sogamoso y el alto de El Crucero, me impactó y le propuse que trabajara conmigo y lo hizo. Vivía en la vereda El Hato”, dijo Acevedo.
Miguel Ángel se fue a vivir a una casa de campo que tiene Acevedo cerca de Sogamoso, se fue con su hermana Mónica, quien era la que se encargaba de tener al día la vivienda.
Con los colores de la Lotería de Boyacá, López probó la bicicleta de ruta y rápidamente se adaptó. Compartió con más ciclistas y dentro del grupo era un líder que, a pesar de su juventud, se convirtió como un padre para sus compañeros.

Es un buen amigo, lo tuve en el equipo de Boyacá, vivimos juntos, con otros ciclistas de la escuadra
"Miguel es un hombre que le gusta que reine el buen ambiente, pero cuando se le salta el genio es más bravo que encima de la bicicleta”, afirmó Hernando Bohórquez, quien hoy hace parte del equipo Manzana Postobón.
Supermán sin capa
Unos 15 días antes de competir en la Vuelta del Porvenir del 2011, López hacía una vuelta en el centro de Sogamoso y fue abordado por dos ladrones, quienes lo intimidaron con un cuchillo y le exigieron que les entregara la bicicleta.

Él, sin miedo, se defendió, opuso resistencia, se enfrentó a uno de ellos, pero el otro que estaba listo a cualquier reacción, lo apuñaló en la pierna derecha, sin consecuencias graves.

Su mejor botín, en ese momento difícil, fue haber conseguido que no le robaran la bicicleta. “Le dicen ‘Supermán’ por ese episodio, porque se enfrentó a los ladrones y, aunque salió apuñalado, pues se enfrentó a ellos. López quedó marcado por eso”, recordó Acevedo.
En esa Vuelta del Porvenir, a Miguel Ángel, a quien también lo conocen como el ‘Mono’, por sus características físicas, Acevedo le puso un casco rojo, le dijo que nunca se lo quitara.
El objetivo que perseguía el DT era identificarlo en el lote, pues era muy novato, era la primera carrera en la que tomaba parte en medio de un lote de más de 200 ciclistas.
Miguel Ángel López estaba asustado, pero nunca pagó la novatada, y el técnico no vio el casco rojo en la montonera de ciclistas en las caídas.
El 2013 fue un año difícil para él por las lesiones. La más importante, y la que casi lo obliga a retirarse del ciclismo, fue el inconveniente en los ligamentos de la pierna derecha, que por su debilidad, le ocasionaban problemas para desarrollar mejor su trabajo.
Miguel Ángel se puso en las manos del médico Gustavo Castro, quien también recuperó a Esteban Chaves del problema en su brazo, y con terapias, sin operación, lo recuperó.
“Me dijo que no quería seguir. Estaba angustiado porque tenía que llevarles plata a sus padres y por eso estaba pensando en ‘colgar la bicicleta’, pero no lo dejamos y siguió adelante”, señaló Acevedo.
Luego del intento de abandonar el deporte, el hermano de Mónica, Fredy, Luis, Diego, Juan y Leonardo, volvió a la bicicleta y con la rodilla derecha casi nueva.
Ganó el Tour del Porvenir francés en el 2014, victoria que comenzó a labrar luego de su triunfo en la sexta etapa. Además de haber conseguido la camiseta amarilla, se convirtió en el campeón de la montaña, lo que le abrió las puertas al mundo.

Miguel López

Miguel López y su triunfo en el Tour de l'Avenir del 2014.

 

A finales de ese año, se confirmó que el boyacense había firmado con el Astana del italiano Vincenzo Nibali.
En el 2015, en la Vuelta a Suiza, terminó en la séptima casilla de la general. Sin embargo, le había quedado la espina de no haber conseguido ninguna victoria, algo que llegó en la Vuelta a Burgos, en la que se impuso en la cuarta etapa, fue líder y al final acabó en la cuarta posición.
En el 2016, en el Tour de San Luis, ganó la etapa reina y terminó en el cuarto puesto de la general.
López estuvo a punto de ganar el Tour de Langkawi (Malasia), pero un desperfecto mecánico lo impidió. Ganó la cuarta etapa, se puso la camiseta de líder, pero dos jornadas después la perdió debido a un pinchazo. Al final, quedó de tercero.
En el 2016, en Suiza, López subió al primer cajón del podio y ajustó su primera victoria en la máxima categoría del ciclismo y con tan solo 22 años, lo que respalda lo que dicen los expertos, que en él Colombia tiene varias victorias por celebrar.
A finales de ese año, se cayó y se fracturó la tibia de la pierna izquierda, se recuperó, volvió a entrenar y, precisamente, cuando defendía el título en Suiza, volvió a besar el asfalto y se fue de la carrera, con fractura del dedo pulgar y escoriaciones en su cara.
Hoy, López pasó a la historia, tras imponerse en la Vuelta a España y meterse en el décimo lugar de la general. ‘Supermán’ puede volar más, su rendimiento en la Vuelta es bueno, viene de menos a más, pero está condicionado a lo que haga su jefe de filas en el Astana, Fabio Aru, quien está tres puestos adelante.
Por el momento, seguirá volando encima de su bicicleta, sin capa, pero con la misma decisión y arrojo como cuando se enfrentó a los ladrones de su bicicleta.

Señal en vivo